martes, 14 de octubre de 2008

Espátula común – Eurasian Spoonbill


Platalea leucorodia © R. Burton

Adjuntamos una reciente observación remitida por Robert Burton de este migrante de presencia regular en Canarias. El sábado 11 de octubre de 2008, dicho observador detecta las tres aves de las fotografías sobrevolando las Salinas de Fuencaliente, en el sur de la isla de La Palma. Tal y como relata, mientras observaba limícolas, de repente escuchó un potente batir de alas, y al girarse y mirar descubrió las tres aves volando a unos 20 ó 30 m de altura, aparentemente inspeccionando las salinas y buscando dónde aterrizar. Al cabo de unos segundos, optaron por no posarse y siguieron volando hacia el nordeste, por la vertiente oriental de la isla.
Se trata de una especie migratoria observada con regularidad en épocas de paso y durante la invernada tal y como mencionan Martín & Lorenzo (2001, Aves del Archipiélago Canario), quienes recopilan un buen conjunto de datos de las últimas décadas que reflejan una mayor irrupción de aves desde agosto hasta mayo, pero sobre todo entre septiembre y noviembre. No obstante, reúnen información prácticamente de todos los meses del año, puesto que algunas aves inmaduras permanecen en verano en ciertas charcas y humedales canarios.

¿De dónde vienen las espátulas que nos visitan?
Gracias al anillamiento científico, hoy en día conocemos que la mayor parte de las espátulas que nos visitan provienen de las colonias de cría holandesas, las cuales cuentan con sus principales cuarteles de invernada en el Banco de Arguin, en Mauritania. Aunque una parte de estos efectivos atraviesa las islas en sus migraciones, algunas escogen este archipiélago para invernar. El seguimiento que se hace de estas aves ha permitido constatar esta mayor arribada de espátulas holandesas. Así, por ejemplo, Martín & Lorenzo (2001, Aves del Archipiélago Canario) recopilan datos de una treintena de individuos anillados, muchos con esta procedencia, y en algunos casos habiéndose comprobado el regreso del mismo ejemplar durante varios inviernos seguidos a una misma localidad canaria. A pesar de ello, con posterioridad también se han detectado algunas con diferente origen, como puede ser francés, si bien en mucha menor medida.

¿Qué hacer si vemos una espátula anillada?
Es importante anotar bien la combinación de anillas que lleve el ave. Junto con la anilla convencional metálica, el ejemplar puede llevar o bien varias anillas de diferentes colores en ambas patas, o una única anilla plástica pero con un código de letras y números que debemos leer (mira la foto adjunta con un ejemplar fotografiado en el sur de Tenerife por Abraham Hernández). Esta información debe remitirse a la
Oficina de Especies Migratorias del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, por medio de una ficha que será incorporada a una base de datos y al mismo tiempo será notificada a la Unión Europea para el Anillamiento de Aves, comúnmente conocida por Euring, donde se informará al país de origen. De esta forma, en un tiempo prudencial se conocerá con certeza el origen del ave, y en muchos casos se añadirá todo el historial de avistamientos, por lo que podremos conocer sus desplazamientos anteriores a nuestra observación. Gracias al empleo de un remite único y a la coordinación de los distintos países, esta información es de gran utilidad para la comunidad científica y se avanza en el conocimiento del mundo de las aves. Más información en el Centro de Migración de Aves (CMA) de SEO/BirdLife.

Atención a las espátulas con anillas y marcas alares
Si resulta interesante conocer el periplo de las espátulas que nos visitan, en gran medida gracias a su marcaje con anillas de lectura a distancia, todavía lo será más en las fechas próximas, puesto que se están siguiendo 12 ejemplares (8 de Holanda y 4 de Mauritania) marcados con transmisores vía satélite, de forma que en todo momento podrá verse su posición:
pincha aquí, y tendrás más información sobre este proyecto y además podrás conocer los desplazamientos más recientes de las diferentes aves. Como puedes comprobar, algunos de los ocho individuos holandeses ya se acercan bastante, y han alcanzado la mitad sur de la península ibérica: atención pues cuando veamos espátulas en nuestras próximas excursiones.


Platalea leucorodia © R. Burton

1 comentario:

Miguel Lacruz dijo...

Felicidades por tu blog, tiene buenas fotos y buenas explicaciones.